amendoasamargas.com 

Doctor Dean Burk, responsable del Departamento Químico  del Instituto Nacional de Cáncer ante el congreso de USA en 1976: "De hecho el fluor causa más mortalidad por cáncer en humanos y más rápido que cualquier otra sustancia química."

Medio gramo de fluor puede matar a un niño, 1 gramo a una mujer y 2 gramos a un hombre.

Robert carlton, premio Nobel de medicina del 2000: "La fluoración es el mayor caso de fraude científico de éste siglo."

 

 

    El fluor no es un elemento cualquiera de los 92 que existen. Su existencia no pasa inadvertida por nadie. Todos los elementos químicos se arrodillan ante él, porque les puede vencer.
     El fluor puede corroer el vidrio (estructura amorfa) solo con soplarle en la cara.
     El fluor puede bajar del cielo a los gases nobles (estructura etérea), y materializarlos a la tierra. Es capaz de robar a los gases nobles, que, de por si, no se relacionan con nadie porque tienen 8 electrones desde su cuna. Pobre del gas noble que caiga en manos del fluor. Le robara un electrón, perderá la nobleza, lo ionizara, le enviudara un electrón del par y le encarcelara junto a él en una "condena iónica perpetua".
     El fluor puede romper los enlaces covalentes de los átomos del "barro de la vida" y cambiarlos por enlaces iónicos cristalinos, y petrificar. 
     El fluor no teme ni al uranio, y por ello se usa para obtenerlo.
     Nunca se le pudo aislar hasta que se probó con un cebo de electrones: La Electrolisis.
     A pesar de no ser el elemento más abundante en la superficie terrestre, se halla por todas partes. Sin pedir permiso a la población humana se promueve su utilización porque hay quien dice que es bueno para prevenir la caries dental. Se añade al dentífrico, al agua de bebida embotellada, al agua del grifo, a la leche, a la sal y muchos alimentos más.
      Cuando el fluor penetra en el cuerpo humano llega a todas partes y en donde se instala mata células. Por ejemplo si llega a los dientes mata ameloblastos (células formadoras de diente). Si son niños con dientes en formación se detiene el crecimiento de los dientes y adquieren un extraño color moteado. La fluorosis dental es una hipoplasia o hipo-maduración del diente y de su esmalte. 
     Si se deposita en los huesos y articulaciones mata osteoblastos del hueso y condroblastos del cartílago articular. En tal caso ocasiona osteo-artrosis y dolores músculo-esqueléticos e incluso sarcomas en el hueso (cáncer).
     En la sangre, el colesterol circulante no puede pegarse a las arterias si primero no existe una micro-lesión en el epitelio interior de la arteria. En la sangre el fluor se une al calcio y lo precipita. Cuando el fluoruro de calcio (CaF2) toca al endotelio vascular produce una micro-úlcera sobre la que ya puede pegarse el colesterol. Así puede empezar la arteriosclerosis y posteriores complicaciones vasculares como el infarto y el ictus cerebral. El 44% de las muertes en España se deben al accidente vascular. 
     Si se deposita en el pelo mata melanocitos y lo encanece. Si se deposita en la epidermis de la piel mata queratinocitos y la piel se vuelve escamosa y pierde su lucidez.
     Si se deposita en la glándula pineal la corroe lentamente. Disminuye la producción de melatonina. la hormona nocturna antioxidante y anti-cancerígena por excelencia.
    
La caries y el fluor: En condiciones normales los dientes se protegen de la caries mediante un pH ligeramente alcalino de 7,4. De forma natural el pH 7,4 de la boca se consigue cuando todo el pH del organismo es 7,4. El pH del organismo es 7,4 cuando la alimentación cotidiana promueve un pH sanguíneo y corporal no ácido y los mecanismos de neutralización ácida funcionan correctamente y consiguen equilibrar el pH corporal a 7,4. A pH corporal y bucal de 7,4, en la boca proliferan un tipo de bacterias saprófitas que dominan el nicho ecológico bucal natural, impidiendo que proliferen bacterias acidófilas, acidogénicas y acidúricas. 
     Si la persona tiene una dieta a base de alimentos que favorecen la acidosis metabólica, el pH de su cuerpo pasará de ligeramente básico a ligeramente ácido o muy ácido. Desayuno: café (ácido) y croissant (ácido). Almuerzo: pan fermentado (ácido) y hamburguesas (ácido), patatas fritas (ácido) con una cola (ácido). Cena: pizza (ácido) y postres dulces (ácido). Consecuentemente también el pH de la boca será ácido como el del cuerpo. Cuando el pH de la boca es ácido proliferan bacterias que sobreviven mejor en pH ácido como las acidófilas estreptococcus mutans y lactobacilus. Una vez instaladas en la boca se adecuan un pH local óptimo para sentirse mejor. Son acidogénicas, metabolizan el azúcar de los restos alimentarios bucales a ácidos, como el ác. láctico. Son acidúricos, producen su propio ácido para mantener constante el pH ácido a nivel local dental. Se escudan en una placa bacteriana dental ácida.
     La instauración de la placa dental es el inicio de la caries. El ácido perfora el esmalte y las bacterias se adentran en el diente ocasionando caries.
     El fluor entra en el cuerpo por el agua de bebida fluorada o por la sal de cocina fluorada o por la leche suplementada con fluor o por la pasta de dientes fluorada. Dentro del cuerpo se deposita en todas partes y especialmente en las células que estructuran calcio porque el calcio es un metal alcalino-terreo, que quiere perder 2 electrones para conseguir el octeto. Dos átomos de fluor se unen rápidamente a un átomo de calcio tras robarle 2 electrones y forman CaF2. 

 

Fluorita octogonal, fluoruro de calcio (CaF2)
cristalizado en el sistema cúbico


     La hidroxiapatita natural Ca5(PO4)3(OH) del esmalte se convierte en fluorapatita Ca5(PO4)3F (una apatita en que los hidroxilos (O-H) son desplazados y sustituidos por el fluor). Esta situación estructural nueva del esmalte dental no es natural sino artificial y trae consecuencias no naturales. 
     En condiciones naturales normales cuando se erosiona o deteriora un poco el esmalte dental, los ameloblastos o células reparadoras del diente, inician un proceso de reparación y renovación de la parte dañada. Primero disminuyen el pH normal del esmalte de 7,40 hasta el pH optimo de reblandecimiento reparador ameloblastico de 6,50. A ese pH más ácido el esmalte se reblandece. Los ameloblastos pueden remover iones de calcio y fabricar nuevo esmalte de hidroxiapatita. De este modo los dientes se conservan reparados, como nuevos y brillantes toda la vida. Por el contrario el fluor en la fluoropatita de los dientes fluorados actúa modificando las condiciones de saturación del esmalte del diente. Satura la fracción base de cationes de calcio intercambiables de manera que los ameloblastos no pueden reblandecer el esmalte, aun que bajen el pH del esmalte a 6.5, porque no pueden arrancar ni un ión calcio de la fluoropatita. La fluoropatita tiene el esmalte duro a pH de reparación 6.5 y no se deja reblandecer ni reparar. Los streptococos pueden bajar el pH del esmalte a 5,5, su pH optimo de perforación bacteriana ácida. La caries en dientes fluorados no es evitable. Tarde o temprano puede aparecer.
     Los dientes fluorados quedan como petrificados, atrapados en el tiempo. Son como piedras sin vida que se degradaran sin posibilidad de auto-reparación. Siempre van irremediablemente a peor. Las personas que tienen los dientes fluorados deberían tener extremo cuidado con ellos porque lo que tienen hoy lo tendrán igual o peor toda la vida.

 Fluorosis dental en la infancia

Fluorosis dental en adulto

Cuidado con lo que compras

     La orden gubernamental de fluorar el agua se origino en los Estados Unidos en 1942, sin previa consulta popular, con el pretexto de que el fluor fortalecía los dientes y disminuía la incidencia de caries dental. 
     El fluor fortalece los dientes hasta "petrificarlos". Los deja duros para toda la vida y sin remisión. Nunca más volverán a reblandecerse ni para auto-repararse. La caries aparece también en dientes fluorados.
     El Fluor está en todas parte. Si te molestas en buscarlo puedes descubrir que él ya te ha encontrado desde hace años. El fluor no duda. Se acerca al hombre sigilosamente desde la alimentación. Le rodea. Se instala en la sal de cocina, en el agua de beber del grifo o en la embotellada, en el dentífrico, en la leche. Penetra en el cuerpo humano de forma sigilosa y constante, día a día. Cuando te das cuenta ya es tarde para ti. Te han salido canas, se te han manchado y deslucido los dientes. tu piel esta seca, escamosa, arrugada y con manchas. Te duelen las articulaciones, has perdido fuerza muscular y te cansas enseguida. Te duelen las piernas, la espalda, la cabeza, todo. Tus ideas son espesas y las olvidas rápidamente. Te miras al espejo y no te reconoces. Has envejecido de repente y ya no sirves para emitir amor. El fluor ha devorado tu pineal, todo falla, se ha comido tu esencia humana...y
de regalo, el médico te diagnostica arteriosclerosis fluorada (CaF2+colesterol).